Mi Katana y Wakizashi  

Posted by Alberto Garzón

Hace poco fui a Madrid y allí compre una katana y su wakizashi. Obviamente no son auténticas y tendrán muchos fallos, pero a mi me encantan y además me salieron muy baratas.

Os dejo algunas fotos:


Os dejo también un poco de historia sobre estas armas:

Los samurai eran los únicos que podían llevar dos sables, llamadas daisho, como distintivo de su estatus exclusivo como guerreros. Estas dos armas, la larga katana y la wakizashi, más corta, se llevaban juntas, aunque normalmente no se utilizaban a la vez como armas.
Los samurai utilizaban la katana para defenderse y atacar y, por eso, nunca incluyeron como defensa los escudos, a diferencia de los caballeros europeos. Gracias a la resistencia del acero, podían bloquear y desviar golpes que habrían hecho añicos cualquier arma de acero ordinaria. Por otro lado su cortante filo le otorgaba la habilidad de rebanarle hasta los huesos a un oponente. Estas dos cualidades eran el resultado de la destreza y experiencia que los espaderos habían acumulado a lo largo de siglos de experimentación. Ninguna otra arma blanca, ni siquiera el famoso acero toledano, pudo compararse con estas armas japonesas.
El sable de un samurai se fabricaba mediante muchas capas de hierro y acero. Ambas se alisaban a martillazos y se doblaban muchas veces hasta conseguir un "sándwich" de muchas capas. Por cada forjado se duplicaba el número de capas de metal de una espada. Así se le proporcionaba a la espada una gran dureza, cuando se fundían el acero y el hierro juntos. El hierro aportaba flexibilidad a la hoja, mientras que el centro de acero se podía endurecer hasta conseguir un filo perfecto. El proceso final del forjado era especialmente ingenioso. Se cubría la hoja con arcilla de diferente grosor a lo largo de la misma: fina en el filo cortante y gruesa hacia el extremo. Cuando una vez cubierta de arcilla se calentaba y después se enfriaba, bajaba de temperatura a diferente velocidad y los cristales de metal a cada punta de la hoja terminaban adquiriendo diferentes tamaños. Eran grandes donde se había puesto arcilla final y por tanto flexibles, y pequeños en el filo para formar un extremo firme que podría afilarse. Una vez lustrada, el cambio del acero más blando y el filo más duro quedaban como la yakiba, una línea que se parece a una ola que rompe.
El resultado de todo esto era una espada que podía cortar a un hombre en dos, literalmente. A veces los criminales condenados a muerte servían para probar las nuevas espadas, pero era más normal tomar un manojo de ramas y bambú o utilizar cadáveres.
El sable se convirtió en el "alma del samurai" que la blandía y muchas se convirtieron en reliquias de familia. Hasta en la Segunda Guerra Mundial, algunos oficiales recubrieron sus sables de familia con accesorios apropiados para el ejército y las utilizaron de forma activa. Aquellas que se llevaban a casa los oficiales aliados como recuerdos de guerra de las batallas de Asia y el Pacífico se siguen reconociendo hoy en día como aceros antiguos y valiosos.

Fuente: Mundo Historia

This entry was posted on lunes, 31 de marzo de 2008 at 20:29 . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

1 comentarios

Anónimo  

Hola! cualquiera va ahora y se hace enemigo tuyo!! y q t de x ir a tu casa a coger cierto utensilio jeje

Wno y sabiendo cmo se hace y todo jeje, miedooooo.

No sabia q t gustaban estas cosiyas, siempre se descubre algo nuevo!

Bestss!!! ponte al dia cn mi fotolog jaja q tiene tela...

ahh soy gloria

1 abr. 2008 1:20:00

Publicar un comentario